martes, 23 de octubre de 2012

Los medios de comunicación ¿el cuarto poder?


Isabel Barragán Vera - Tercera Información

En las últimas décadas, los medios de comunicación de masas se han ido integrando en grandes grupos de comunicación, que hacen que conceptos utópicos e idealistas como cuarto poder, pluralismo, independencia o prensa libre queden relegados a uno único concepto, el marcado por el poder económico, en el que hoy en día los medios están totalmente integrados. En este contexto, en esta sociedad-mercado en la nos encontramos, vivimos de ilusiones prefabricadas, como el pluralismo, la independencia, la creencia en una prensa libre o de un Cuarto Poder; creados para que la sociedad viva de la forma menos crítica posible, y así los medios de comunicación masivos puedan seguir influenciando en su vida cotidiana a través de mensajes uniformes y superfluos.

Los medios de comunicación forman parte del Sistema de Mercado, donde el neoliberalismo y la privatización se erigen sobre cualquier principio ético. De esta forma, los mass media quedan totalmente insertos en el poder económico, que los utiliza para difundir mensajes disfrazados de verdad, siendo en realidad informaciones interesadas, que transmiten los valores propios del sistema a través de un mensaje hegemónico y permanente de consumo mediante la creación de falsas necesidades.

Para comprender o, al menos intentarlo, el entramado de poder económico que se esconde tras los medios de comunicación de masas, es necesario interrelacionar una serie de elementos, vinculando lo local, lo nacional y lo mundial. De esta forma, podremos ser conscientes de la relación existente desde el punto de vista económico y, por tanto, de la falsa independencia, entre los medios de comunicación que consumimos cada día, con grandes conglomerados mediáticos que no sólo poseen medios de comunicación, sino que también están vinculados a otros sectores productivos, como el sector financiero, el armamentístico, el automovilístico o el aeronáutico.

Esto supone un beneficio implícito desde el punto de vista económico, pero también hace que un grupo determinado pueda manipular a la población sobre las ventajas de las empresas que forman parte del mismo a través de los medios de comunicación de los que dispone. Así, los grupos empresariales se sirven de la manipulación informativa para obtener, conservar y aumentar su poder.
Esta situación es consecuencia del libre mercado, que ha ido evolucionando hasta degenerarse y culminar en el neoliberalismo irracional existente en nuestros días, mediante la concentración económica y la flexibilidad del poder político y legislativo en todos los ámbitos, también en el de los medios de comunicación. Éstos, como buenas empresas, se sirven de la concentración económica para multiplicar beneficios e influencia. Esta consideración de los medios de comunicación como parte del poder económico, forma parte de la corriente Economía Política de la Comunicación, corriente crítica y heterodoxa contraria al pensamiento dominante marcado por el Sistema de Economía de Mercado.

Una alternativa a todo esto es Internet, que invita a un pluralismo real a través de multitud de páginas web y blogs, donde existe esa diversidad de opiniones, pero la gran parte de los mensajes que llegan a la población procede de los medios de comunicación convencionales, que están sometidos al mercado.