lunes, 24 de septiembre de 2012

Masones: Constructores de una nueva Civilizacion.



La destrucción forma parte de los ritmos y ciclos de la Naturaleza. El día acaba para que empiece un nuevo día, los ciclos y las etapas devienen en transformación constante, el devenir continuo es la única constante del Universo. De nada sirve oponerse a la salida del sol o al fin del verano.

Vivimos un caos civilizatorio desde mucho antes que empezáramos la crisis. Que las dos terceras partes de la Humanidad no puedan alimentarse tres veces al día o que un tercio de la población infantil no disponga de agua potable, o las más de setenta guerras declaradas en el planeta son indicadores de un caos civilizatorio que hasta que no ha llegado a la Polis no se le ha dado carta de naturaleza: Es lo que ocurre en todos los Kali-Yuga.

La Masonería ha sido un baluarte a salvo del caos porque integra el Caos en la dinámica de la Construcción, no trabaja contra la Naturaleza sino con ella, invita a ver los movimientos naturales con armonía y las dificultades como retos, por eso es una palanca no sólo personal, sino también social. La danza entre el caos y el orden es una Bella y Terrible constante de los ritmos personales y civilizatorios.

Nuestras sociedades perciben el fin de un ciclo y lo están empezando a somatizar: Actitudes de violencia y de “salvese quien pueda” afloran y la etapa disolvente dura en proporción directa a la resistencia ofrecida en contra del cambio, como a la ausencia de referentes de futuro: Un Plano de la construcción de una nueva Sociedad Multicultural, multidireccional y compleja. Se han agotado la ética de los límites, la economía de los límites, los derechos humanos como límite a la acción depredadora del hombre, la mujer y el entorno.

Los “límites” tienen que convertirse en piedras angulares. La ética de valores no deben ser límites sino epicentro de la arquitectura Política. La economía del Bien común no debe ser un límite sino el objetivo a seguir, los Derechos Humanos deben ser el Programa político de una Nueva Civilización Planetaria respetuoso con las diferencias.

La Sociedad Múltiple debe proteger las diferencias, no tolerar al límite de lo intolerable. El término tolerancia se ha agotado cuando se ha invertido su sentido y pasa a proteger a los intolerantes y muestra su insuficiencia para hacer referencia a los diferentes: No se trata de tolerar a los de raza diferente, sino de respetarles, y no se debe tolerar a los que discriminan por razón de la raza. La tolerancia en ambos casos es insuficiente.

Seamos precursores de la ética de la Differance. La Differance como valor abarcante de la multiplicidad, un escenario de protección de la differance entroniza la Libertad personal y colectiva como valor máximo, y trabaja en el sentido de la vida, armonizando los contrarios. Lo están pidiendo los acontecimientos y las nuevas formas de lucha social que parecen inclasificables en los rígidos esquemas de la ciencia politica.

El Capital implosiona por dentro porque lleva al extremo la tremenda incoherencia de alternar el discurso de la libertad absoluta que le pide al Estado con la Planificación y rigidez disciplinaria que le exige a sus empleados, La irrupción de estas entidades ha revolucionado y sobrepasado el rígido burocratismo de las Instituciones, demostrando un grado de eficiencia y agilidad que desborda con mucho la lentitud interestatal. Son ellas las que propician el fenómeno llamado “globalización”. Estas entidades, formadas por la cooperación de personas con afan de lucro de diferentes nacionalidades trabajan con conciencia planetaria, su grado de coordinación es admirable, se calcula que tan sólo nueve de estos conglomerados controlan el 66% del comercio Internacional del Planeta, . El volumen de negocio de las 100 primeras empresas Multinacionales equivale a un 25% del total del P.I.B a nivel mundial, su hiperactividad ha generado un aumento sin precedentes de instituciones destinadas a regularizar o racionalizar el volumen de vertiginosa actividades , los llamados Bancos Transnacionales mueven cientos de millones de divisas en apenas segundos de un lado a otro del planeta, y todo a través de unos pocos centros financieros:Nueva York, Tokio, Londres, París, Franckfurt, Singapur. Sus movimientos de capitales alcance el billón de dolares al día, mientras que una organización ineterestatal, que podríamos considerar poderosa, como el g/8 mueve únicamente 400.000 dolares.


Es evidente , como todos sabemos, que estas organizaciones se mueven predominantemente por afán de lucro, y que muchas veces ocasionan verdaderos estragos en el Medio Ambiente , generan la Carrera de Armamentos, o trayendo la miseria económica en Asia y África,pero también sabemos que el Mal puede aparecer para que resplandezca el bien. Vivimos en el mundo de la tecnología moderna, se producen bienes , ideas y proyectos a una velocidad cada vez más acelerada, el ritmo de la información circula OCHOCIENTAS VECES MÁS RÁPIDO que hace un siglo, las autopistas de la información permite la comunicación con personas a gran distancia en poco tiempo.Ha llegado la Civilización de la Tercera Ola, anunciada por Alvin Toffler. Si las Organizaciones transnacionales, movidos por el afán de lucro han generado lo que ya nadie discute un cambio de civilización , es hora de que Ciudadanos y ciudadanos, de todo género y nacionalidad se asocien guiados, no por el afan de lucro , sino por la Libertad , Igualdad, y Fraternidad, en la resolución de los problemas descritos,. Es necesario, y contamos con los medios tecnológicos para ello, vertebrar una Sociedad Civil Internacional, una Nueva Internacional basados en esos tres principios, que reclame la cultura de los Derechos Humanos en todos los rincones del Planeta, que la reclame como un bien común a todos los hombres y mujeres, y como límite
inexcusable de cualquier política exterior digna, la materialización de esos derechos humanos, como Patrimonio de la Humanidad, superior por tanto a cualquier interés puntual de los estados.

La Masonería tal y como la entiende el Derecho humano - Le Droit Humain, por su carácter internacional e igualitario, parece estar en una inmejorable posición para entender el momento que vivimos a escala internacional, y los retos de una globalización fraterna. Pongámonos manos a la obra. EL PLANETA NOS NECESITA.

Hno:.Lancelot:.