lunes, 5 de octubre de 2009

Su Supremo Consejo y su reconocimiento masónico

El viernes 2 de octubre asistí a la presentación en el Ateneo de Madrid de un libro sobre el Supremo Consejo: Los altos grados de la masonería, de Galo Sánchez.

Yo no sabía lo que era el Supremo Consejo; resulta que entre los regulares, sus más altos grados, del grado 33º, trabajan separados del resto de masones (hombres todos) en el Supremo Consejo.

Además, me dijeron que de ese Consejo sólo pueden formar parte los miembros de la GLE, únicos que son regulares, y que de los “no regulares”, la GLE sólo reconocía a la GLSE. Y se me informó que el Derecho Humano no tiene Supremo Consejo, pues en nuestras logias trabajan juntos todos los Masones y Masonas (por aquello de la Igualdad…) del grado 1º al 33º.

Y es verdad: la GLE tiene para sí el único Supremo Consejo de la España Española. Y nuestros altos grados, además de trabajar en logias y cámaras propias, trabajan como uno más con los Aprendices, Compañeros y Maestros restantes. De tal modo, que desde el más novel al más inveterado todos se tratan como Hermanos y Hermanas. Vamos, que a nuestro Representante en el Supremo Consejo le llamamos por su nombre y trabaja en su logia como un hermano más.

Eso sí, debo aclarar que nosotros sí tenemos un Supremo Consejo Universal (es decir, que en vez de ser sólo de la España Española lo es del Mundo Mundial). En él están representadas todas las Federaciones y sus integrantes, mujeres y hombres, se encargan de coordinar el trabajo de todas las Federaciones.

Esto me parece a mí que tiene ventajas: enriquece bastante más compartir ideas con personas de muy diversas nacionalidades que hacerlo sólo con compatriotas.

Y tiene otra ventaja: el Derecho Humano es una organización Internacional: si viajo a París, soy recibido como un hermano más en sus logias, si viajo a Suecia, soy recibido como uno más… hasta si viajo a la Cochimbamba (famosa gracias a Mortadelo y Filemón) sin duda seré tratado como un hermano más. Todo depende de si hay logias en la Cochimbamba. Pero aquí, altos grados y aprendices, hombres y mujeres, españoles y suecos, todos somos iguales.
Afortunadamente no necesito ser reconocido por nadie ni ser hombre o mujer para viajar masónicamente, pues mis hermanos y hermanas de todo el mudo ya me reconocen masón.
¿Será que El Derecho Humano es la masonería contemporánea?


5 comentarios:

Administrador dijo...

Recuerde que el DH ha tenido recientemente escisiones precisamente por ese imbricacion de los Altos Grados en la escalera inciatica, y por tanto hay nuevas opciones que desde el DH están ensayando nuevos modelos como le digo separando los Altos Grados de las Logias azules, y optando por trabajaren RF

Masonería Mixta dijo...

El DH ha tenido muchas escisiones: nacionales, personalistas, de los miembros teosóficos, de los que querían separar la escalera iniciática de las logias azules... Si estudias todas las grandes logias actuales mixtas, no las masculinas que admiten mujeres,casi todas proviene del DH: la GLMU, GLMF, Delphy, Eastern Order, Freemasonry for men and women, Gran Logia Mixta de Chile, etc. Casi todas trabajan el Escocés, otras el Laurendale, alguna el Francés o Moderno, las menos. La única destacada es la Gran Logia Mixta Universal que son unos pocos cientos. Seguro que ellos son felices con su vía iniciática como otros lo estamos con la nuestra. El rito Francés tiene la suya y tiene dos filos, el de los que buscan profundizar en un rito tradicional y los que buscan vivir una masonería ateneista. Para mi todas caben pero ninguna es un nuevo modelo que nos va a llevar a la panacea. Todo rito tiene su enseñanza liberadora del individuo y el DH profundiza en la vía del Escocés, que es la que heredamos.

Joaquim Villalta dijo...

Tan solo me permito apuntar a modo de información que los Altos Grados del Rito Francés (mejor llamados Órdenes de Sabiduría)se trabajan en mixticidad en el Gran Capítulo General del Rito Francés de España, vinculado al Grande Oriente Ibérico.

Finalmente no resisto la tentación de comentar que el criterio de regularidad es tratado aun hoy día de forma sectaria, partidista e infame (además de incorrectamente). Así, en relación a lo expuesto en este Blog relativo a...
"Además, me dijeron que de ese Consejo sólo pueden formar parte los miembros de la GLE, únicos que son regulares, y que de los “no regulares”, la GLE sólo reconocía a la GLSE."
es una información inexacta e incierta, desgraciadamente, que lava la cara de lo insostenible con un velo de confusión por parte del emisor de esa información (que no de quien difunde ese comentario -o sea este Blog-, que de habérselo dicho, nadie lo pone en duda)

Recibid un cordial TAF

Joaquim Villalta

Anónimo dijo...

Los miembros del Supremo Consejo han de ser antes miembros de la Gran Logia de España o de cualquier otra Obediencia reconocida por la Gran Logia de España. Estos Hermanos trabajan en las logias de la GLE como cualquier otro, independientemente de los grados que tengan en éste, ése o cualquier otro cuerpo masónico.

La GLE, como todas las Obediencias llamadas Regulares, no reconoce ninguna otra Obediencia o cuerpo masónico por encima de ellas en el territorio de su jurisdicción. Y esto es bastante antiguo.

La Gran Logia de España permite a sus miembros pertenecer y trabajar en "Cuerpos Colaterales", "Grados Superiores" y "Ordenes de Sabiduría" de todos los ritos en amistad, tales como: El Supremo Consejo (REAA), Gran Capítulo Francés (RF), Arco Real (Emulación), Gran Logia de Maestros Masones de Marca (Emulación), Orden del Monitor Secreto (Emulación), Gran Priorato Rectificado (RER), Gran Priorato del Temple & Malta (Emulación), Grados Masónicos Aliados (Emulación), Grados Crípticos, etc..., pero siempre cuando trabajen en las logias de la GLE lo harán como miembros de la GLE, es decir, como Maestros Masones y nada más.

Anónimo dijo...

La Gran Logia de España no reconoce ninguna otra Obediencia en España, y por supuesto no lo hace a la GLSE.

El Supremo Consejo, GLE, sólo admite a miembros de la GLE o de Obediencias en amistad con la GLE.