domingo, 4 de octubre de 2009

El Gran Oriente de Francia y la mixidad

El Gran Oriente de Francia, obediencia de referencia para la Masonería adogmática, lleva varios años debatiendo si “admitir” mujeres en sus logias. No se plantean convertirse o tornarse en mixtos, se plantean “admitir”, dejar a las mujeres participar en los trabajos. Hay muchas voces en contra, hermanos que se oponen a que su espacio de masculinidad, su centro de encuentro con sus amigotes, su txoko, su edén lejos de la presencia de su esposa, compañera, madre o hermana, sea escrutado e invadido. Otros, más comprensivos con la idea de que no se puede construir la sociedad con solo con la mitad de ella, quieren que entre la mujer en sus templos, pero con límites para no molestar a los que se oponen a su admisión. Otros sí, tienen la voluntad de convertirse en comasones, en promover la Masonería Mixta hasta el final. Pero estos tal vez sean los menos porque, si son coherentes con sus ideas, ya deberían de estar en El Derecho Humano, la Gran Logia Mixta Universal o la Gran Logia Mixta de Francia. Ya existen obediencias mixtas, algunas con cien años de trabajo continuado, en los distintos ritos y con matices cercanos a todas las corrientes que cohabitan en el GOdF.


Bien, pongámonos en que el 42% de los hermanos del GOdF, que apoyan el trabajo mixto, en el futuro se convierte en mayoría, consiguen su objetivo.¿Qué pasará con los otros que se oponen? ¿Se irán a la Gran Logia de Francia? ¿Admitirán que su tradición cambie? Proponen algunos que, para mantener contentos a los que se oponen, calmar al 58% que se resiste, se marquen límites, se impida que las mujeres lleguen a Gran Maestre o Gran Consejera. Esto calmaría a los que quieren mantenerse masculinos, laicos, republicano y progresivos, pero las mujeres que sean admitidas en estas logias supongo que no estarán muy contentas con ser miembros de segunda.

Una dicotomía esquizofrénica que cuando los hermanos la solventen será un paso revolucionario, que les meterá en el siglo XXI, que les llevará o a ser el Gran Oriente Comasónico de Francia
o al fin, la desmembración de otro gran oriente en varias obediencias, tal vez confederadas.

3 comentarios:

Administrador dijo...

Es cierto que estamos en una decisión esquizoide, pero no por ello se pude decir que el GODF no está en el siglo XXI, no seamos simplistas, el GODF sigue alumbrando una forma de hacer , de entender el ritual, de proyeccionar el trabajo masónico, que le hace ser u faro masónico para el resto de las masonerías del "orden adogmatico" y que tenga dificultades para dar el paso hacia la mixtidad no significa que no tenga un trabajo de vanguardia, en otros temas donde otras potencias no se ha atrevido a entrar o a dejar su impronta , recuédese que en su articulado se expone que es Obediencia Laica,.. etc... el que haya resistencias, aparte de que las hay por temas filosóficos , en general quiero creer que la resistencia viene más bien dada por el tema extructural.. Tengase en cuenta que el DH no dice ni pio, la GLF tampoco, es un tema delicado que "tocará" a todos un poco, y mejor mantenerse callados y a la expectativa

Pero es evidente que nos está pasando factura, y curiosamente por parte de los Hermanos del mimo ala.
Victor Guerra

adriano dijo...

Me hace gracia eso del faro masónico, pero no se si es por el exceso de luces o por intentar iluminar las sombras más profundas. Evidentemente cada palo tiene que aguantar su vela pero no está de más, de vez en cuando, recordar aquello de la paja en ojo ajeno.

Corzo dijo...

Tanto allumar pa fuera quedáronse a oscures y por eso non son capaces de ver lo que tan faciendo n'otros llugares. Suel llamase tamién mirase l'ombligu